Pagina principal

12/9/14

La Elegida


La vida era hermosa, yo feliz vivía. Me amaban. Yo amaba. En tres semanas, me casaría.
En mi pecho no cabía tanta felicidad, tanta alegría. Mis sueños se realizarían. Todo era tan perfecto. Bueno,  eso, era lo que creía. Porque aquella tarde... todo en mi cambiaría.
Demasiados preparativos para mi boda... que el vestido, que las flores, que la fiesta, Que el salón, que los invitados...  que esto, que aquello.


Solo pensaba en eso... en aquel instante que decidí sentarme en esa cafetería a tomar un descanso y un café caliente.

Absorta en mis pensamientos. Rodeada de desconocidos en mi mundo interior yo me hallaba.
Pero como en una película, en cámara lenta... Entro por la puerta, Radiante, sonriendo.
Y yo olvide el mundo... mi persona... Todo olvide, paralizada, Mi mirada quedo clavada, una luz iluminaba su presencia, como si fuera una estrella en pleno escenario actuando para mí...
Yo nada entendía, soñaba, alucinaba... Que Diablos me pasaba. Como podía estar tan embobada,
Tan loca y emocionada... mirando a una mujer. Por dios! Qué me pasaba?
Salí como alma que se la lleva el diablo de aquella cafetería. Asustada por lo que sentía. Obligando a mi pensamiento a volver a su maldita rutina. Pero no lo conseguía. Solo en ella pensaba... Ella me hablaba, me besaba y yo en una nube volaba. Pero no eran sus besos, era su imagen en mis pensamientos. Loca me estaba volviendo. En dos semanas me casaría, y otra vez, volví a verla... en la calle, el transito se detuvo. Ella cruzaba la calle y entraba a esa maldita cafetería... Por qué otra vez yo volvía a verla. Por qué sentía que me gustaba,
Por qué, Por qué tantos  Por qué matándome. Y él me hacía el amor y yo no estaba en su piel.
En mi pensamiento estaba perdida. Tan lejos de su cuerpo, tan lejos de él... aún sintiendo su pasión haciéndome suya. Todo era una locura. Y Ella de mi cabeza no se salía. Y ya era tortura. Que pasaba conmigo, Por qué sentía lo que nunca antes había sentido. Deseaba a esa mujer, maldita fantasía. Si nunca con alguien así, había soñado. Jamás con una mujer yo había fantaseado...
El tiempo corría, mi boda se acercaba y otra vez, la volví a ver... En aquel shopping.

Tanta gente y yo me tuve que chocar con ella. Por qué, Por qué "Lo siento" Dije. Y cuando levante la mirada me perdí en sus ojos. Me sonreía. Tan sensual se veía. Ni ella ni yo ninguna se movía.
Paralizadas estábamos, gente a nuestro alrededor, todos pasaban a nuestro lado... y nosotras mirándonos sin hablar. Solo mirándonos... como en una película, la escena a nuestro alrededor
Se esfumo... desapareció. Solo éramos ella y yo. Qué dijo? No sé. Qué dije? Menos lo sé.
Una tonta conversación y en diez minutos ella y yo sentadas en un café, ella me contaba su vida,
Y yo la mía. Sonreía y mariposas en mi vientre me desarmaban. No me reconocía y notaba que a ella, lo mismo le sucedía. No había motivo, solo nuestras miradas se entendían. Y dominaban nuestro ser... yo nada entendía, solo un impulso dentro me guiaba. Y yo no me rebelaba...
Allí, frente a ella, coqueteando me quedaba. Dos desconocidas como un imán atraídas solo eso parecíamos...
Al otro día, a la misma hora, y en el mismo bar. Nos volvimos a encontrar. Nerviosa me sentía.
Confundida, pero mi impulso seguía. Ella me miraba yo sonreía. Frente a frente y el mundo no existía. Me olvidaba de todo en su compañía. Y parecía que a ella lo mismo le sucedía.
Las horas volaban... y yo más tiempo con ella compartir quería. Es que lo olvidaba todo... mis pies en la tierra y la sensación de volar nunca antes sentida... loca me volvían. Ya ni siquiera me preguntaba Que era lo que me sucedía... horas hablando, horas mirándonos, usando nuestras armas de seducción... inconscientemente ambas nos seducíamos. La tarde se hizo noche y aún ahí seguíamos... y en un hotel fuimos a parar. Quien lo decidió... ya da igual. Ambas eso queríamos.
La pasión mandaba, nosotras acatábamos. Suya fui, mía fue... toda la noche hasta el amanecer,
El fuego quemo nuestra piel. Ardimos en lo prohibido, nos saciamos de nuestros deseos escondidos
Y despertamos abrazadas al nuevo día... Qué paso? Por qué? Buscaba una respuesta Pero una caricia de ella me llevo de nuevo a volar y ya nada me importaba. De ella no me podía despegar y sentía que a ella lo mismo le sucedía... Pero huí, huyo sin entender lo que pasaba. Quería fingir que no había pasado nada, Solo había sido una fantasía. No había sido realidad... Ese Día me casaría
Y el mundo me cayó encima. Mil preguntas y poco tiempo. Él era lo que quería. Yo lo amaba? Por qué con ella sentí lo que con él jamás sentía? Si yo lo amaba, si era feliz... Por dios! Qué me sucedía? Mi boda, Me he vestido, todo el mundo a mi alrededor salta y corre nervioso... de un lado para el otro. El tiempo vuela al igual que mi confusión... Qué paso? Seré feliz con él?
Por qué aún huelo el aroma de su piel? Por qué tengo miedo de cometer un error? Que sucedió?
Él es mi camino Por que me desvié yo. Es mi destino... Él, hijos, familia? Es mi futuro?
Todo esta tan oscuro... Quiero su luz. Ya debo casarme. Debo caminar hacia el altar.
Él me ama, él me espera... Soñé con este instante toda mi vida... por qué no camino?
Por qué me detengo? Él es mi destino? Yo lo amo! Por qué mis piernas no responden? Por qué quiero correr, por qué quiero verla... Acaso él, no es mi destino. Quizás  él, no es mi camino...
Él me eligió! Él me amo! Yo lo amé... Quién mueve los hilos del destino? Quién me responde.
Todos miran, yo no avanzo hacía él... Quiero verla. Quiero tenerla. Estoy loca, y es poco.
No sé que sucede? No existe un imán que me lleve a él. No hay un impulso irresistible que me lleve a él... Quiero correr. Quiero verla, quiero estar con ella... Que debo hacer? Debo correr? Debo avanzar? Acaso, ella es a la que debo amar? Quizás, ella es la real felicidad?
Cómo lo sabré? Si me casaré? Debo ir con ella... siento su imán. Siento el impulso que me lleva a ella...  Debo huir, debo ir con ella...  

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.